Es genial ser pup

10 Razones por las que es genial ser pup

1. El perro es el mejor amigo del hombre.

Quiero decir… Venga ¿a quién no le mola un adorable puppy? Los pups tenemos una actitud de juego constante, podemos ser traviesos a veces, somos buena compañía… Hay que tener en cuenta que a veces puede llevar un tiempo superar la incomodidad inicial de ver a un pup a cuatro patas y aceptar su personalidad, pero, una vez tengas la intención, recibirás un gran cariño de un pup desesperado por tener tu atención.

2. Sobran las palabras

Cuando eres un pup, no tienes que preocuparte por las incomodidades sociales o por tener que mantener algún tipo de conversación. Si te gusta algo, ladras, te mueves y te emocionas. Si no te gusta algo, gruñes, lloriqueas o te alejas. Incluso, si estás confundido, basta con inclinar la cabeza; abalanzarte sobre otro y luchar para jugar; sentarte y poner carita de cachorro para mendigar algo etc. Ladrar puede parecer algo extraño, pero no es necesario, el lenguaje corporal es tu forma de comunicqarte. Es así de simple y es realmente divertido

3. Let it goooooooooo

Todos tenemos situaciones en las que la vida nos resulta estresante, preocupándonos por el dinero, el trabajo, la universidad, nuestra vida social o lo que sea. Es en estos momentos en los que deberías dejar las preocupaciones de lado y dejar que tu perro interior se haga cargo. Los juguetes con pitidos, la comida,  el jugar, las siestas, atención y ardillas son todo lo que te va a preocupar cuando estés en modo pup. Ni te imaginas lo relajante que es tumbarte a los pies de tu dueño o  o echarte una siesta en tu cama de pup. Todos necesitamos un descanso de vez en cuando.

4. Chico guapo

Aunque no es necesario contar con gear adicional para ser pup, no hay nada más llamativo que un pup con todo el gear puesto, da igual el g´nero o el tipo de cuerpo que tenga. Un arnés, un collar, un cola de perro y una hood/muzzle son los elementos “básicos” más habituales (además de los mitones y rodilleras), pero también se pueden añadir elementos de cuero, trajes de látex, ropa de lycra, correas, pañueños, botas, suspensirios y mucho más. Se pueden realizar todo tipo de combinaciones para ser el pup más elegante y guapo de la ciudad. ¡Y asegúrate de ladrarle a ese perro que ves en el espejo!

5. Autoexploración

Como pup, podrás descubrir y formar tu propia identidad. Cada pup es diferente, no sólo en términos estéticos sino también en cuanto a la personalidad. ¿Eres un pup mimoso o más picante y juguetón? ¿eres beta o más tirando a alfa? ¿Eres travieso o disciplinado y obediente? ¿Eres un terremoto o más relajado? etc. Algunos, incluso, deciden vincular estas características a una raza en concreto. Tómate tu tiempo para explorar tu personalidad como cachorro, puede que hasta sea diametralmente opuesto a cómo eres como humano.

6. No estás sólo

Cada vez hay más personas que se interesan por el Puppy Play, lo que lleva a la formación de más comunidades online en diferentes redes sociales. El puppy Play es una actividad social que resulta bastante complicada de hacer cuando se está sólo. Resulta mucho más interesante cuando puedes compartir tus experiencias con otros e inspirarte en las aventuras y juegos de otros pups. Existen muchas formas de involucrarse en la comunidad y formar nuevas amistades, tanto a nivel local como online. En algunas redes como Twitter, Tumblr, Instagram, FetLife o PuppyPride encontrarás gran cantidad de pups deseosos de conocerte.

7. Kink y Vainilla, todo en uno

A algunas personas les choca el hecho de que te pongan un collar, te lleven con una correa, comas en un cuenco o que camines a cuatro patas. En el puppy play estas acciones no están destinadas a ser humillantes en absoluto, por lo que es más fácil para los recién llegados el participar en algunos aspectos kinks dentro del puppy. A pesar de que hay una gran parte de sumisión en la dinámica entre Handler-Pup, no se trata de un abuso o una perversión. Dentro del mundo BDSM el puppy play resulta satisfactorio de una forma diferente al resto de fetiches

8. Hablemos de sexo

Como fetiche, el puppy play puede contemplar una parte sexualizada, aunque no es algo intrínseco o propio. Para algunos, el sexo entra en conflicto con su espacio mental como puppy, mientras que a otros les gusta hacer todo tipo de cosas cuando adoptan su personalidad como pup, incluído el sexo. A algunos les gusta enfatizar el aspecto de dominación y sumisión añadiendo un juego de roles entre amo y esclavo, azotes, water Sports, humillación, edgeing, exhibicionismo y, en definitiva, cualquir otro fetiche que se te ocurra. Algunos pups prefieren el enfoque sexual y otros, en cambio, lo viven de una forma más platónica

9. Perder el control

Otro de los atractivos del puppy play es el hecho de perder el control, lo que resulta muy relajante y tranquilizador. Se trata de una pequeña parte dentro de la sumisión que consiste, básicamente, en que alguien va a estar ahí para corregirte si haces algo mal o para guiarte con pequeñas órdenes. El obedecer y sistematizar órdenes como “siéntate”, “tumbado” o “quieto” conforman un modo de interacción entre handler y pup que hace la experiencia más divertida. Además, siempre está esa parte de malicia inocente de desobedecer a una órden.

10. Ganar confianza en uno mismo

“So, this was my top 10. I’m sure y’all can come up with more points! To all kink/pet play/pup play/bdsm blogs: Feel free to reblog and add your ideas. ^^
Spread the word, pups are awesome!  -xx- Nobley”

Texto originalmente encontrado en Tumblr, traducido y libremente adaptado por Luge