Fines del Puppy Play

Desde un punto de vista externo, puede resultar complicado entender el propósito que hay detrás de una parte tan importante de nuestras vidas. La pregunta que ronda la cabeza de casi cualquier persona no relacionada con el puppy play es ¿por qué? ¿por qué hacer algo tan raro? ¿qué finalidad tiene?

Estos son sólo algunos de los que hemos podido concretar, pero es algo tan personal u único como la forma de ser de cada pup, así que no lo tomes como una lista cerrada o única.

Autodefinición o creación de un personaje

Ser un pup no es algo reservado a un momento o lugar concretos. A lo largo de nuestro día a día, hay una parte de nosotros mismos que quiere saltar, jugar, ladrar y aullar. Encontrar al pup que hay dentro de ti (y hacerlo crecer) junto a tu ser humano  puede ser un proceso valioso y entrañable.

Ser un pup nos permite cambiar nuestra percepción de nuestro mundo diario, a veces tan complicado que resulta dificil de entender. Ser un pup nos ayuda a centrarnos en los placeres y valores simples de la vida: la buena compañía, el sentir afecto o la complicidad y el compañerismo por nombrar algunos. La oportunidad de crear un vínculo estable basado en la confianza con el pup es uno de los propósitos principales de esta forma de vivir el puppy play. Ésta es la razón por la cual los pups son únicos dentro de la comunidad fetichista. No se trata necesariamente de una atracción sexual o ningún beneficio directo obvio. La parte animal que todos tenemos nos permite reenfocar los complicados pensamientos humanos al simple acto de ser un pup y actuar como un perro/cachorro.

Espiritual

Muchas veces, como pups, sentimos que nuestro alma está entrelazada 

 con el animal que alojamos dentro de nosotros mismos. Se trata de una poderosa presencia, un guía espiritual canino. Históricamente, antes de la existencia de la comunidad fetichista (si es que se puede hablar de un “antes”), existía una verdadera tradición de personas asumiendo comportamientos animales como paerte de una adoración o creencia espiritual. En las antiguas culturas humanas basadas en religiones animistas, los animales eran adorados y venerados. Las tribus nativas americanas creían en la existencia de guías espirituales animales que se comunicaban de forma indirecta con nuestro alma a través de visiones o pensamientos subconscientes con el fin de servir como guía y protección. El puppy play sirve como una forma de establecer una conexión entre esa entidad y formar un vínculo sólido con nuestro guía.

Confort

Los pups pueden sentirse atraidos por el simple afecto dado por un handler u otro pup sin que esta atraccióm sea necesariamente sexual. Cuando separamos a un cachorro de perro de su entorno familiar y se lleva a un nuevo hogar les genera estrés y los hace inquietos, por eso es tan importante que, con la llegada de un nuevo cachorro, se establezcan un orden y unos límites saludables en los que marcarle claramente lo que está permitido y lo que no. Muchos momentos en nuestra vida humana puede n hacernos sentir como si nos hubieran desplazado a un lugar desconocido y ajeno. La seguridad de un collar y un handler con o sin la presión de una relación sexual puede dar cierto orden ye stabilidad emocional al pup. En estas relaciones cada individuo realiza un intercambio de atención y afecto mutuo que crean un entorno seguro para el pup y el handler. Para el pup, su handler le proporciona la seguridad y confianza como para reforzar el autoestima del pup, así como su carácter; a cambio, para el handler el cariño y afecto del pup no tienen nada con lo que compararse. Cada uno depende de su relación como fuente de lealtad, respeto y amor incondicional. No importa lo que suceda, la relación entre pup y handler perdura debido a la complicidad y seguridad que supone que cada uno de ellos se preocupe por el otro.

Comunidad

Los pups y los perros están indudablemente vinculados con el lobo, un fuerte ejemplo de lo que es la vida en manada y la formación de una comunidad. Los pups dependen de su comunidad como fuente de comodidad y seguridad. Ya sea a través de distintas redes sociales, grupos locales o incluso un amigo nos volvemos más conectados entre nosotros y con nuestro yo pup. El puppy nos alegra por la naturaleza juguetona, ingenua y sin prejuicioos.  Los cachorros se decinen por el amor recíproco y la atención que les concedemos. Mucho de esto sirve igual para los pups, tanto dentro del PHS como fuera de él. Nos apoyamos y amamos porque entendemos porqué ser pup es fundamental para nuestra felicidad.

Beneficios psicológicos

Son muchos los psicólogos que fomentan y animan a crear situaciones que cambien la perspectiva de nuestra situación actual y que reflejen nuestros problemas con una luz diferente. Todos buscamos nuestrapropia felicidad en el mundo, pero hay momentos en los que las complicaciones y, en definitiva, todo, se acaba torciendo para que nos parezca imposible. Existen dos respuestas posibles ante esa situación: la lucha o la huida. Nuestras reacciones a este tipo de sucesos nos pueden dejar una visión parcial del mundo que puede dar la sensación de que el mundo se nos viene encima, dejándonos indefensos y confusos. Cuando se entra en el “Puppy Head Space” nos ayuda a “desconectar”. En muchos eventos somos testigos de cómo personas que en su día a día se muestran tímidas y reservadas, al entrar en el Puppy Head Space se vuelven extremadamente sociales, seguros de sí mismos y afectuosos para luego volver a su día a día un poco más sociables y seguros de sí mismos. Cuando las cosas se tuercen, nuestro pup interior sale a la luz tratando de ser feliz por encima de todo.

Vida sexual

Cuando te aceptas a tí mismo como pup, evoluciona como una parte más de tu vida personal y puede convertirse en un factor mas de tu vida sexual. La relación de afectividad y obediencia (que no tiene por qué estar limitado a una relación de dominante y sumiso) puede resultar muy atractivo y satisfactorio sexualmente. Los handlers, en última instancia y tal y como sucede con un perro real y su dueño, tienen el control total sobre sus perros, desde los tiempos en los que pueden satisfacer sus funciones corporales hasta sus emociones. El control y la seguridad presentes en esa relación hace que el pup  renuncie a la obligación de ser considerado responsable de sus pensamientos y acciones y simplemente debe obedecer. Aunque a menudo esto se confunde con los roles de Boy o esclavo, se considera que el pup todavía tiene su propia naturaleza animal, traviesa y juguetona que puede no estar presente en otras relaciones entre dom/sum.

Muchos pups pueden sentirse atraídos sexualmente por la idea de ser un animal, tanto en la intimidad individual como en pareja o grupo, siendo capaces de emitir gruñidos impredecibles y de satisfacción a partes iguales. Aunque no es algo esencial vivir el puppy play desde una perspectiva sexual, sí que es recomendable expresar tu sexualidad y vivirla libremente. Después de todo, tu sexualidad es una parte más de ti mismo.

¿Y tú? ¿Cual es tu propósito por el que ser pup?

Texto original de Pup Out Gear, libremente traducido y adaptado por Luge