Pupear para mejorar el ánimo

April 4, 2019- Fenrir

Artículo original (“Happy Pup, Happy Life“)de Willow publicado en Puppyplay.info libremente traducido y adaptado por Fenrir.

Buenas perretes, handlers y todos los demás!
Soy yo, Willow, si sigo viva, al menos cuando me chequeado esta mañana, disculparme por no haber entregado aun los artículos que había prometido, estaba pasando por un momento difícil, pero estoy saliendo de ahí. De hecho he tenido una experiencia que me gustaría compartir con todos vosotros.

Hoy era día de munch, Yo (casi siempre) adoro los días de munch, y estoy deseando en juntarme con todos los increíbles pups y handlers, (incluso con el gato)! Es el momento en el que mas me dejo llevar, y ser un perrete junto a otros pups! ¿Que podria haber de malo en ello?

Pero esta vez, en el fondo, me sentía sin ganas de ir a la munch. Incluso la promesa de un nuevo juguete de cuerda hecho para mi por los uno de los chicos no era suficiente para sacarme de la cama.
Había tenido una semana horrible, en la que me pasaron bastantes cosas malas, y me sentía enfadada con el mundo.. Sinceramente no quería estar ni hablar con nadie..

Con la ayuda de mi amo me levante, me duche y me vestí. De acuerdo, me sentía un poco mas humana. ¿Quizá sentarme a hablar con la gente me venga bien? No era necesario pupear en la munch.

Conduje hasta el sitio (por el camino no me dí por vencida), pagué la entrada y pensé “Ya no hay marcha atras”.
Vi a todos los pups jugando y, nada más entrar, todos vinieron a saludarme y abrazarme. Después fui a dejar mi mochila en un buen sitio para sentarme…me puse mi collar. Entonces pensé oh “bueno, ponerme la cola también no me hará ningún daño…” luego pensé “Por qué no me pongo la hood también?” Y ya, finalmente “ya puestos voy a ponerme los mitones para no dejarlos solos en la mochila”.

No habían pasado ni 5 minutos cuando ya estaba en el suelo moviendo mi colita, ladrando y saludando a todos mis amigos. De repente, todo estaba bien, la gente ahora sólo eran pups, la vida volvía a estar bien, ser alegre y hasta divertida, (estaba todo lleno de juguetes) y ya, si hay caricias en la barriga, entonces es el nirvana.

Normalmente no escribiría sobre esto aquí (se supone que es un sitio para informar), pero me sumergí tanto en mi “headpsace” y tan de repente, y fuerte que no pude evitar sentir cómo mi entusiasmo de Golden reaparecía. Allí había gente a la que aprecio y que con la que disfruto de su compañía y juego con ellos tanto como ellos lo hacen conmigo y querían que yo también estuviera allí (en cuerpo y mente).

Siempre me siento feliz, es por eso que me identifico como un Golden Retriever. Grande, activo, tonto… y amante de todo lo que respira (o chirría)… o es comestible. Moviendo la cola y todo el cuerpo de alegría. Estaba de vuelta, y no importaba si mi compañero de piso era un psicópata, o si los cuatro gilipollas de internet intentaban trollearme. Soy un pup y ahí están mis amigos pups, y nos lo pensamos pasar en grande!

Supongo que lo importante de esta historia es que nunca subestiméis, el poder y la fuerza que tiene el pupear con otros. Incluso aunque no tengas ganas de levantarte de la cama, tenéis que pensar…. “¿qué haria mi pup interior?”. Entonces tan sólo tenéis que buscar al gato más cercano y ladrarlo y perseguirlo hasta que se suba a lo más alto de un árbol.

Muchas gracias a mis amigos del VIC-PAH (y visitantes). No os imagináis el increíble trabajo que que habéis hecho hoy, me habéis ayudado más de lo que podría haber imaginado.

Leave a Reply